En Estados Unidos, y en todo el mundo, los hombres beben más alcohol que las mujeres. Sin embargo, un análisis reciente, realizado por científicos del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA, por su sigla en inglés), perteneciente a los Institutos Nacionales de la Salud, indica que la proverbial diferencia entre hombres y mujeres en cuanto al consumo de alcohol y los daños relacionados con este podría estar reduciéndose en Estados Unidos.

Investigadores dirigidos por el Dr. Aaron White (Ph.D.), asesor científico senior del director del NIAAA, examinaron los datos de encuestas nacionales anuales realizadas entre 2002 y 2012.

"Descubrimos que en ese periodo han disminuido las diferencias entre mujeres y hombres en variables como el consumo actual, el número de días que la persona bebe cada mes, el cumplimiento del criterio de trastorno por consumo de alcohol y haber manejado un vehículo bajo los efectos del alcohol en el úlimo año", señala el Dr. White. "Los hombres todavía consumen más alcohol, pero las diferencias entre hombres y mujeres están disminuyendo." Un informe del estudio del Dr. White y sus colaboradores se encuentra en Internet en la revista científica Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

"Este estudio confirma lo que otros informes recientes han señalado sobre los patrones cambiantes del consumo de alcohol en hombres y mujeres de Estados Unidos", dice el Director del NIAAA, el Dr. George F. Koob (Ph.D.). El Dr. Koob añade que la evidencia de un consumo creciente de alcohol entre las mujeres es particularmente preocupante porque ellas corren mayor riesgo que los hombres de sufrir una variedad de efectos en la salud relacionados con el alcohol, entre ellos: inflamación del hígado, enfermedad cardiovascular, neurotoxicidad y cáncer.

El Dr. White y sus colaboradores encontraron que el porcentaje de las personas que había bebido alcohol en los 30 días anteriores aumentó de 44.9 a 48.3 por ciento entre las mujeres, mientras que disminuyó de 57.4 a 56.1 por ciento entre los hombres, entre 2002 y 2012. Durante ese tiempo, el promedio de días que se había bebido en el último mes también aumentó entre las mujeres, de 6.8 a 7.3 días, pero disminuyó un poco entre los hombres, de 9.9 a 9.5 días.

El consumo de tipo borrachera (mucho alcohol en poco tiempo) no cambió entre los universitarios de 18 a 25 años durante la década de estudio. Pero entre los no universitarios de 18 a 25 años, el consumo de tipo borrachera mostró un aumento significativo entre las mujeres y una disminución significativa entre los hombres, lo que reduce efectivamente la brecha de género en el consumo de tipo borrachera en esta categoría de edad.

El Dr. White advierte que fue solamente en una variable, en todas las categorías de edad, donde la diferencia en el consumo de bebidas alcohólicas entre hombres y mujeres realmente aumentó durante el período de estudio.

"La prevalencia de la combinación de alcohol y marihuana durante la última ocasión en que se bebió aumentó de 15 a 19 por ciento entre los varones bebedores de 18 a 25 años", comenta el Dr. White, "mientras que ese mismo indicador se mantuvo constante, alrededor de 10 por ciento, entre las mujeres bebedoras de 18 a 25 años".

Los autores señalan que las razones de esa convergencia de los patrones de consumo de alcohol son confusas y no parecen explicarse fácilmente por tendencias recientes en el empleo, el embarazo o el estado civil, ya que sus análisis controlaron estas variables.

El Dr. White y sus colaboradores indican que se necesita hacer más estudios para identificar los factores psicosociales y ambientales que contribuyen a estos cambios y evaluar sus implicaciones para los esfuerzos de prevención y tratamiento.

 

 

Referencia:

White A, Castle IJ, Chen CM, Shirley M, Roach D, Hingson R. Converging Patterns of Alcohol Use and Related Outcomes Among Females and Males in the United States, 2002 to 2012. Alcohol Clin Exp Res. 2015 Sep;39(9):1712-26

 

 
[Leer la pagina en inglés. Read this page in English.]